Parto respetado, maternidad informada

Desde antes de ver esas dos líneas en mi prueba de embarazo, me tomé el tiempo de leer un libro de embarazo, porque necesitaba saber qué era lo que me esperaba los próximos meses. Y quizá eso se lo tenga que agradecer a mi ansiedad y a mi necesidad mental de tener la mayor cantidad de información posible para disminuir los millones de escenarios que mi mente pueda inventar.

Terminamos la semana del parto respetado y me surge la pregunta… ¿por qué? ¿Por qué deberíamos de tener una conmemoración a algo que debería de ser la regla, no la excepción? ¿Por qué no vemos a nuestras mascotas reclamando su derecho a parir en paz? Quizá porque nunca lo perdieron…

Un parto respetado es aquel donde la mujer parturienta, su bebé y quién ella haya decidido para acompañarla, son los protagonistas de un evento transcendental de su vida.  No se le permite a la mujer hacer ciertas prácticas, ella es quien DECIDE el curso de su parto.

¿Pero cómo decidiremos sobre nuestro parto si no tenemos la información necesaria y sólo estamos rodeadas de mitos?

No lo deseo a nadie vivir con ansiedad, pero sí deseo que vivamos una vida dónde necesitemos informarnos, cuestionar y siempre, siempre, preguntar las razones.

Encontrarás distintos pilares que ayudarán a que tengas un parto respetado. Busca distintas fuentes y planea lo que a ti te haga sentido.

A continuación, te dejo algunas recomendaciones para lograrlo:

  1. Confía en tu capacidad para parir. El parto es un proceso fisiológico donde tu cuerpo sabrá lo que tienes que hacer y te dirá lo que necesitas.
  2. Elige qué profesional acompañará tu parto y en dónde deseas parir. Busca al profesional con que te sientas cómoda y escuchada, que no te imponga, sino pueda brindarte toda la información que necesites para que tú decidas. Evalúa
  3. Prepara un plan de parto. El parto es una cita a ciegas, pero no por eso no dejarás de prepararte. Haz un plan de parto. Ayudará a que aclares lo que deseas vivir para ese evento.
  4. Exprésate. Hazlo tanto en las citas previas que tenga con el profesional que le de seguimiento a tu embarazo para platicar de tu inseguridades, tus miedos y tus deseos. Y definitivamente, hazlo en el parto. No te restrinjas por pena, somos mamíferas y necesitamos expresarnos.
  5. Infórmate, lee, consulta y luego crea tu propio criterio. Quizá consideres que leer es aburrido, pero busca un pequeño tiempo al día para hacerlo. Podrás tener un mejor criterio para analizar lo que desees en tu parto.
  6. Elige un buen acompañante. Busca a tu cómplice para cumplir tus anhelos. Si es tu pareja, amiga, o familiar, procura que también tengan acceso a la mayor cantidad de información posible. Necesitas apoyo, no alguien que esté en tu contra.

Que el parto respetado sea la regla, comienza con nosotras las mamás, retomando las riendas de nuestro cuerpo e informándonos. Desde una maternidad informada, no vamos a lograr escapar de los problemas que puedan ocurrir en el camino, sino nos dará paz sabiendo que estamos escogiendo lo mejor para nosotras, nuestros bebés y nuestra familia.

Así como perdimos nuestra autonomía, la recuperaremos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *