Soy virgen. ¿Puedo usar la copa?

Mi mamá nunca me dejó utilizar tampones porque me decía que ya no iba a ser virgen, me dijo que eso lo utilizaban mujeres que ya se habían acostado con alguien y eso me sesgó. Cada vez que miraba que una amiga llevaba un tampón al colegio, la criticaba en mis adentros.

La primera vez que me platicaron sobre educación sexual, recuerdo que me moría de la pena y eso que ahora en retrospectiva, puedo darme cuenta que todo pudo haber sido más claro. Recuerdo que nos separaron entre hombres y mujeres, cada quién recibiendo su charla respectiva a su cuerpo. Eso me hace entender porque muchos ven la menstruación como algo asqueroso… es que no la entienden.

Fui una de las afortunadas en recibir educación sexual desde pequeña y aún así creí muchos mitos que me habían contado sobre la virginidad.

Desde la primera vez que tienes relaciones sexuales, tus caderas se ensanchan, caminas diferente… hasta puedes apostar con solo ver el caminado de una mujer si ya tuvo relaciones o no.

Por estos mitos que me he creído y por todo lo que he aprendido de mi cuerpo desde que encontré la copa, me gusta tomarme el tiempo de desmitificar muchas creencias.

Una de las preguntas más comunes que me hacen a menudo es: ¿cómo me voy a meter un tampón o una copa menstrual y seguir siendo «virgen»?

Vamos a hablar claro y pelado de aquí en adelante. La virginidad en países como el de Guatemala es un gran TABÚ. Muchas se nos han acercado a nosotros preguntando si «señoritas» lo pueden utilizar. Es hasta difícil decir relaciones sexualessexo. 

Quien más recurre a esta pregunta son las madres, las que desaprueban el uso de algún dispositivo intravaginal para la menstruación. Hace un par de bazares, una señora se acercó con su hija para curiosear sobre las copas. Su primera reacción, obviamente, fue de asco. Intenté convencerlas que la copa es una opción GENIAL, MARAVILLOSA, pero es muy difícil que alguien lo crea cuando ha vivido bajo muchos prejuicios.

La madre se aflojó un poco pero su primera preocupación fue: ¿qué pasa si mi hija es virgen?

Solo como paréntesis: siempre me da un poco de gracia voltear a ver a las jovencitas que van acompañadas de su mamá y me miran con cara de «no le digas».

Para la mayoría, ser virgen significa tener un himen imperforado. Así que, procedí a explicarle que el himen, al contrario de lo que nos han dicho, no es una pequeña telita que se romperá únicamente con un pene. Es una fina membrana que cierra superficialmente la vagina y está presente en la MAYORÍA de mujeres y que ya presenta ciertas aberturas para que la menstruación pueda pasar. Muy pocas personas saben esto, creen que su himen se mantiene intacto, pero de lo contrario, ya varias presentan ciertos hoyos en él. ¿Esto significa que ya no son vírgenes? No.

La forma y el tamaño del himen difieren mucho entre cada una. Es muy común eso que el himen ya esté perforado, incluso desde el nacimiento y si ese no es el caso, no significa que eres más «santa», significa que en la mayoría de casos, la mujer puede tener complicaciones con la menarquia, ocasionar varios dolores hasta que en algunos casos se requiere una intervención quirúrgica para corregir la situación. Sí, no es tan bueno que digamos tener el himen imperforado.

Aunque la rotura del himen está asociada a la primera relación sexual, lo cierto es que este tejido es muy frágil y delgado y su rotura se puede deber a la realización de actividades físicas, como montar a caballo, a introducir o sacar tampones o con la masturbación. Además, al contrario de mucho de los mitos no siempre se produce dolor o manchado de sangre cuando se rompe. Eso, en algunas, hay incluso mujeres que tienen himen elástico y que probablemente no sufra ningún daño en él incluso al tener relaciones sexuales.

También agregué que para mí (y según el diccionario), ser virgen significa que no se han mantenido relaciones sexuales y que un tampón o una copa menstrual no representa ese acto.

Al finalizar de comentarle esto a la madre, ella me respondió «¿y ustedes me la van a pagar si se le rompe?»

Es díficil luchar con mucho de nuestros prejuicios. Cada vez que alguien me pregunta ¿podré utilizar la copa aunque no haya tenido relaciones sexuales? Mi respuesta siempre es: ES UNA DECISIÓN PERSONAL. Sí, tu himen puede lastimarse o no, pero no debe de dolerte. Quizás será un poco incómodo. Por ello recomendamos que siempre estés relajada (incluso si ya has tenido relaciones sexuales) y utilizar un poco de lubricante a base de agua para que puedas introducir mejor la copa. Pero no te preocupes, porque si has tomado la decisión de usar la copa sin haber tenido relaciones sexuales, no significa que has perdido la virginidad.

Le hemos dado mucho valor a este «estado» pero recuerda: tu himen no es ningún indicativo de tu forma de ser, de tu validez como mujer o de tu ética. Tus valores son tuyos y están en tu corazón y en tus acciones. 

 

 

Síguenos en @quierocontartealgo_blog

Adquiere tu copa en @copasmenstrualesgt o en copasmenstrualesgt.com

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *